Líneas de Búsqueda

Mujeres Y Filosofía


Resumen de la propuesta:

La propuesta de un proyecto de extensión sobre el tema 'Mujeres en la Filosofía' pretende, ante todo, colmar una laguna grave en la forma en que los cursos de Filosofía (de graduación y posgrado) están estructurados. En efecto, hay una ausencia de las mujeres en la filosofía, y esta ausencia puede ser comprendida en varios sentidos: una ausencia (relativa) de mujeres en los departamentos y cursos existentes en Filosofía; una ausencia en la referencia a las mujeres filósofas, en la elaboración de menús y la elección de contenidos; una ausencia de debate sobre el género y su relación esencial en el proceso de constitución de la propia actividad filosófica. Al identificar las diversas dimensiones de esta ausencia, se vuelve urgente comprenderlas, atribuirles un sentido y contraponer las justificaciones del discurso existente a la legitimidad efectiva de las mismas.

El objetivo de este proyecto es triple: traer a la visibilidad del discurso y de la práctica a las mujeres en la Filosofía, i.e., las mujeres que hacen e hicieron filosofía; pensar en la relación entre ausencia e invisibilidad: en efecto, podríamos decir que las mujeres nunca estuvieron ausentes de la filosofía, pero sólo invisibles, forzándonos a cuestionar el porqué de esa invisibilidad; comprender la importancia vital de la cuestión del género en la forma en que la Filosofía se constituye como disciplina y en cuanto práctica. En el curso de Filosofía, así como otros cursos de graduación y postgrado de la UFMS, así como ampliar la discusión acerca de las relaciones entre género, igualdad y poder a la sociedad civil en sus diferentes modalidades (movimientos sociales, sindicatos ONG, entre otras).

Información relevante para la evaluación de la propuesta:

El proyecto será estructurado para promover conferencias periódicas sobre el tema general de 'Mujeres en la Filosofía'; organizando también cursos intensivos que crear un espacio privilegiado para debate sobre el tema, de forma interdisciplinaria, invitando a la maduración de la práctica filosófica, en su vertiente más crítica y reflexiva, de los participantes.

 Justificación

¿Por qué el tema 'Mujeres en la Filosofía' es pertinente? ¿Por qué debemos tomar como cuestión? ¿De qué modo debemos problematizar este tema? Creo que hay al menos tres perspectivas de análisis: la primera, refleja el problema de la actividad de la filosofía de las mujeres. Sin entrar aquí en lo que constituye efectivamente esta actividad, y partiendo del principio de que la filosofía es una búsqueda por la sabiduría y un buceo profundo en la reflexión acerca del sentido de las cosas, empezando por el sentido de nosotros mismos, creo que todos concordarían que esa experiencia - de reflexión y búsqueda de sentido - es una experiencia fundamental de la existencia humana, compartida por hombres y mujeres. Pero entonces, ¿por qué sobre todo los hombres confieren visibilidad a esa actividad? Aquí, podríamos mirar la propia historia de la filosofía e intentar identificar las formas en que los filósofos-hombres justifican o legitiman la "exclusión" de las mujeres de ese dominio específico y privilegiado de pensar. Mirando a la historia percibimos que por convención o por la construcción social, las mujeres fueron progresivamente excluidas de ciertas actividades, lo que de alguna forma conduce al estado de cosas actual y lo explica, pero no lo justifica. Pero cuando decimos que x (en este caso, la diferencia de género) es una construcción social, ¿qué queremos de hecho decir con eso? ¿Estamos sugiriendo que x es una ilusión, aunque parcial? ¿Y si fuera éste el caso, estaríamos sugiriendo que la cuestión de 'género' es ilusoria, ficticia? ¿Y la cuestión de 'raza', que es también construcción social? Como dice Haslanger, "¿cuál es la ilusión (si es que hay) y cuál es la realidad en las construcciones sociales? (HASLANGER, 2012, p.5) Si miramos los textos, sabemos que muchas veces estos son usados ​​como vehículos de legitimación de instituciones racistas y / o sexistas, y que esa legitimación se funda en una visión de "naturaleza humana" específica, donde las mujeres y los no blancos son inferiores. Rousseau fue quizás el autor moderno que abrió un campo de análisis filosófico y social hasta entonces inexistente, a saber, el campo del análisis de la sociedad, como objeto particular de estudio. En efecto, partiendo de la premisa de que la naturaleza nos hace iguales, Rousseau muestra que no hay situación de dominación existente o hipotética que pueda reclamar cualquier tipo de legitimidad, ya que la lógica de dominación sólo se afirma a costa de la desigualdad, renuncia y enajenación de algo que es inalienable - la libertad. Pero, como también percibimos por una lectura atenta de Rousseau, el problema es que las desigualdades son 'naturalizadas', se incorporan como una segunda naturaleza, que hay que deconstruir para después construir de nuevo. Y eso nos obliga a confrontar la relación entre construcciones sociales y hechos naturales. Desde el punto de vista del género, esto significaría comprender qué tipo de papel desempeña este concepto (y sus prácticas correlativas) y qué tipo de fundamento (que no la 'naturaleza humana') le podemos dar. Como lectores de textos filosóficos sabemos que otra tendencia de los hombres a justificarse y legitimar su visibilidad se refiere a la dicotomía razón / pasión, en la cual los hombres tendrían el monopolio o el privilegio de la razón y las mujeres serían más determinadas por la pasión o emoción. Así, podríamos pensar que la expresión visible del pensamiento filosófico se consolida en la modernidad a partir de una depuración del ser humano, privilegiando la razón sobre otras esferas, lo que a su vez será tema de investigación por parte de autores como Horkheimer , Adorno, Marcuse, entre muchos otros, pero que podría ser llevada al extremo en lo que se refiere al precio que tuvimos de pagar por la racionalización en detrimento de la "pasión". En fin, sólo para decir que este es un abordaje posible - la de la participación de las mujeres en la actividad filosófica, y el desdoblamiento de esta participación en la lógica de visibilidad / invisibilidad; inclusión / exclusión; / pasión. Una segunda línea de investigación sería la representación de las mujeres en la filosofía. Y aquí también hay un desdoblamiento: por un lado, de qué forma las mujeres son representadas. La representación supone el traer a la presencia lo que está ausente, entonces se trataría de percibir de qué forma las mujeres como ausencia, o como aquello o aquellas que están ausentes son representadas, y esta representación puede ser hecha por hombres o por ella, mujeres. Si es hecha por hombres, ¿cómo justificar esa representación, o de qué forma esa representación es legítima, si el hombre es diferente de la mujer? Si es hecha por mujeres, el problema es idéntico, aunque por otro ángulo: ¿de qué forma una, o algunas mujeres representan a las mujeres que permanecen ausentes? Aquí tendríamos el problema de la legitimidad y de la universalidad. Pero en realidad estas cuestiones se abren a otra, más profunda y anterior a ellas: ¿es posible ofrecer una teoría acerca de la mujer? ¿Es posible postular un sentido, atribuir un significado al ser mujer? ¿Cómo determinar ese sentido? ¿Y de qué forma no condiciona los sentidos posibles de ese mismo concepto y experiencia, de ser mujer? ¿Qué tipo de enfoque debemos adoptar para trabajar y reflexionar acerca de categorías sociales, de términos que son complejos y que se abren a una contestación perpetua de sentido? Este conjunto de cuestiones nos referiría a una larga digresión acerca de cómo las categorías sociales son incorporadas, en el sentido literal de traídas al cuerpo, asimiladas en el cuerpo, traducidas por el cuerpo; y sobre los esquemas de subordinación y dominación institucionalizados y naturalizados. Una tercera línea de investigación sería más empírica, más sociológica y política. Participa de un análisis de hechos, por ejemplo, de cuántas mujeres existen hoy en cursos de filosofía de graduación y postgrado, en Brasil y en el Mundo; de cuántas mujeres lideran grupos de investigación en filosofía; de cuántas mujeres se titulan 'filósofas'. Y aquí seríamos en última revisión llevados al problema de cómo leer los hechos. El desdoblamiento natural de estas varias líneas de investigación apunta a la necesidad de crear un espacio donde todas estas cuestiones y problemas puedan ser discutidos. Por eso, aunque el tema sea 'Mujeres en la Filosofía', percibimos que rápidamente estamos conducidos a problemas estructurales que afectan a todos los individuos - hombres y mujeres - en particular, la forma en que las relaciones sociales se constituyen, se justifican y se perpetúan; el papel de los discursos en la tentativa de legitimar las prácticas; el desafío de la construcción de la subjetividad en la red social definida por relaciones de poder, entre muchos otros. El curso invita a un compromiso crítico y reflexivo por parte de alumnos y profesores de Filosofía, pero extendido a todas las demás áreas: psicología, sociología, historia, educación, economía, derecho, entre otras.